ODONTOLOGÍA · LIMPIEZA BUCAL

Una boca limpia es una boca sana

La higiene dental es la mejor inversión. La limpieza dental con ultrasonidos, también conocida como profilaxis dental es un tratamiento de odontología para realizar una higiene a fondo de nuestra boca consiguiendo una sonrisa más saludable y estética.


Empleando equipos especializados con ultrasonidos y el pulido se consigue eliminar de forma profunda la placa bacteriana en dientes y encías. Es un tratamiento muy rápido y completamente indoloro consiguiendo una limpieza a fondo sin dañar el diente llegando donde no se llega en la higiene bucal diaria.

Estas son vuestras preguntas más frecuentes

¿Qué ventajas tiene realizarse una la limpieza dental?

Presentan grandes ventajas para mantener la salud de los dientes como la prevención de la gingivitis y caries, mejora rápida de la estética dental y ayuda a combatir el mal aliento.

¿Cada cuanto se recomienda la limpieza dental profesional?

Se recomiendo realizar una limpieza dental profesional con ultrasonidos al menos una vez cada 12 meses y en caso de sufrir alguna enfermedad periodontal incrementar la frecuencia de las limpiezas dentales profesionales.

¿Podrías explicar lo que es una limpieza dental con ultrasonidos?

La limpieza dental con ultrasonidos es una técnica de limpieza dental muy avanzada y moderna que consigue unos acabados realmente sorprendentes. Es un proceso indoloro en el que se utilizan ultrasonidos para combatir el sarro, la placa bacteriana, manchas de café, nicotina, etc. De este modo y sin causar ningún daño somos capaces de eliminar restos de suciedad muy difíciles de sacar con otros métodos.

Se realiza con una máquina profesional de profilaxis que mediante el empleo de ultrasonidos de alta frecuencia producen el desprendimiento del sarro y manchas de los dientes. Todo ello se hace sin que se deteriore el esmalte dental. Es una técnica mejor y mucho más cómoda para los pacientes en relación a las técnicas tradicionales.

Después de aplicar los ultrasonidos se complementa con un proceso donde se pule al diente para eliminar todas las manchas que puedan haber quedado. Para obtener mejores resultados se utiliza una pasta abrasiva que restaura al diente a su color original .